Una explosión de arte socialmente responsable

fotoartirgrupoEl pasado martes se celebró la primera edición de los Premios ARTIR, un certamen de innovación docente y responsabilidad social empresarial que fomenta el arte, la tecnología y el reciclaje entre los alumnos de primer curso de la Facultad de Bellas Artes. El evento ha reunido más de 30 esculturas que utilizan como materias primas principales residuos electrónicos reciclados, donados por la empresa tecnológica C&G IT Solutions.

Estas obras de arte, que sorprendieron a los asistentes por estar hechas con ratones, teclados, pantallas, carcasas, chips, entre otros materiales informáticos, forman parte de una exposición que se prolongará hasta el próximo 30 de junio, en las instalaciones de Bellas Artes en la calle Laraña de Sevilla.

El acto fue presentado por Raquel Barrionuevo, profesora responsable del proyecto y comisaria de la exposición, y Alejandro Costa, CEO del grupo Emprépolis, del que C&G IT Solutions forma parte. Barrionuevo, destacó la importancia que iniciativas como ésta tienen para el mundo universitario, dando a los alumnos la oportunidad de demostrar su talento sin renunciar a la sostenibilidad.

“Este proyecto ha supuesto una verdadera labor de investigación en el tratamiento de nuevos materiales, tanto para alumnos como para profesores, cuyos resultados podemos transmitir hoy a la sociedad gracias a esta exposición. Además, hemos unido arte y reciclado, con lo que generamos concienciación social”, afirmó Barrionuevo en la presentación.

Para Costa, los Premios ARTIR son el ejemplo perfecto de que las relaciones entre Universidad y Empresa “tienen mucho que decir y aportar a la sociedad”, alabando el esfuerzo realizado por los alumnos participantes.

“Lo que habéis demostrado con este proyecto es que en la Universidad sois más que escultores de arte, sois escultores de talento y de sueños. Metas que lograréis hacer realidad si seguís por la misma senda, con pasión y entusiasmo. Además, habéis logrado hacer un arte que se preocupa por el medio ambiente y que sorprende. Para mí todos habéis ganado”, concluyó Costa antes de la entrega de premios.

El primer premio fue para la obra Breakthrough, de Ralitsa Hristova. El segundo se lo llevó la escultura Atrapados, de Silvia Rodríguez. Y el tercero recayó enCristal Phoenix, de Alba Martínez. Las tres artistas premiadas recibieron cada una un portátil reacondicionado en las instalaciones de C&G IT Solutions.

Debido al éxito de la iniciativa, los organizadores ya planifican la celebración de una segunda edición para el próximo curso, así como la preparación de un catálogo y la posibilidad de hacer una exposición itinerante con las esculturas presentadas.